NOVEDADES
La Argentina puede liderar un nuevo “proyecto Apolo”

noticias

Los biocombustibles son clave para potenciar la bioeconomía y tener un ambiente sustentable

El basural atmosférico. Buscamos tratar los residuos sólidos y erradicar los basurales a cielo abierto sobre la tierra. ¿Cómo erradicamos el enorme basural que es hoy el cielo? Cada persona produce algo más de 1 kg de residuos sólidos urbanos por día y aproximadamente 11 kg de residuos de gases de efecto invernadero. Once veces más residuos gaseosos que sólidos.

¿Qué implica para nuestro planeta este impacto? Alterar la casa común, la biósfera, el clima y los ecosistemas, el espacio para la vida. ¿Cómo llegamos hasta acá? Por nuestros modos de producir y consumir, una economía energizada desde hace casi dos siglos por combustibles fósiles y colmada de materiales derivados de la petroquímica fundamentalmente. En torno a estos temas reside hoy el mayor desafío de nuestra civilización. ¿Será necesario un nuevo proyecto Apolo, con objetivos claros, metas bien definidas y plazos ciertos de alcanzar? Si nuestra especie pudo llegar a la luna, ¿podrá llegar a tiempo a la carbono neutralidad para evitar mayores daños?

Hablemos de la Vaca Viva. Biocombustibles que reemplacen a los fósiles significa hablar de transporte o movilidad sostenible pero también de bioeconomía, de políticas de acción climática y de transformación productiva, de economía circular y de descentralización. Hablar de temas estratégicos para una nueva Argentina inserta en los desafíos internacionales, es hablar de biocombustibles.

Cada litro de nafta emite más de 2,5 kg de residuos de efecto invernadero. Ese litro representa 26 tn de biomasa prehistórica transformada por el planeta, durante millones de años, en petróleo crudo (que además, algún día se acabará). Petróleo que deja grandes ganancias económicas a quienes lo procesan y viven de ese lobby, y deja muchos impactos irreversibles y costosos en nuestro planeta.

Para abandonar el uso de combustibles fósiles algunos proponen autos eléctricos: cambiar solo el 30% requiere en Argentina cerca de 300.000 millones de dólares de inversión para resolver lo vinculado a generación y transporte de energía renovable, cargadores eléctricos y adquisición de los nuevos autos.

¿Y si en lugar de cambiar los autos cambiamos el combustible? El bioetanol de maíz es la versión viva de la nafta muerta. En todo el ciclo, desde que se siembra hasta que se quema en los vehículos, evita emitir 60% de gases comparándolo con la nafta. Además una tonelada de maíz produce unos 375 litros de bioetanol y varios subproductos, entre los que destacamos la burlanda y la vinaza de alto valor nutricional para alimentar al ganado, cuyo estiércol en un biodigestor genera biogás para energía o vapor y el desecho del biodigestor es biofertilizante que vuelve a la tierra.

Los recursos biológicos son aprovechados eficientemente en modelos circulares de economía: cada camión de etanol que sale de ese campo evita en las rutas tres camiones con maíz que viajaría unos 350 km en promedio sin agregado de valor para embarcar hacia otro rincón del mundo y evita tres camiones de burlanda que entrarían al campo para alimentar a los animales, ahora todo está integrado en el mismo sitio. En la Argentina solo el 4% de la producción de maíz es procesada para obtener bioetanol, en Brasil se procesa el 23% y en Estados Unidos el 49%.

Gracias a este modelo bioeconómico virtuoso, la ruralidad recupera sus trabajos de arraigo, las ciudades usan transporte público con biodiésel (a partir de la soja) al 100%: los ciudadanos tienen mejor calidad de aire por menor contaminación y porque el material particulado que emite el gasoil ya no estará, reduciendo enfermedades respiratorias.

Se igualan oportunidades; aumenta la sostenibilidad socioeconómica de pueblos y ciudades del país; incorpora trabajo industrial intensivo y más calificado en el campo; desplaza importaciones de combustibles tradicionales y diversifica la oferta de productos energéticos destinados a mercados externos; ofrece alternativas para el tratamiento de residuos y evita pasivos ambientales; mejora la eficiencia de la producción y de las redes de abastecimiento energético porque la energía se genera en los lugares de consumo; favorece desarrollos regionales más armónicos y más adecuados a los recursos y factores provinciales. Biorefinerias en lugar de refinerías petroquímicas.

Decisiones

Biorevolución. En los últimos años el gobierno nacional tomó decisiones que atentan fuertemente contra el desarrollo de la bioeconomía. Córdoba es un ejemplo que demuestra que no hay obstáculos, ni excusas, si existe una firme decisión política: los vehículos no colapsan si se aumentan los porcentajes de biocombustibles (ensayamos E17, E27, E40; E60, E70 y E85, además de B20 y B100); a partir de ciertos cortes las dificultades se superan con un kit de conversión de muy bajo costo que hace flexible a un motor común.

Ya existen dos estaciones de servicio proveyendo E17 y B20 a más de 1000 vehículos de la flota pública sin modificar motores. En lo referido a biocombustibles gaseosos, estamos alimentando los trolebuses eléctricos de la ciudad de Córdoba con energía renovable a partir del biogás generado por la digestión anaeróbica de los lodos cloacales urbanos. Economía circular a pleno.

Para integrarnos a un mercado mundial que marcha a mayores exigencias de carbono neutralidad, nuestros productos deben calcular y minimizar su huella de carbono. Necesitamos eliminar retenciones y una nueva y ambiciosa ley nacional, y políticas activas que permitan mayores cupos de comercialización y cortes obligatorios, motorización flex y cortes libres, producción de biogás y biocombustibles para transporte aéreo y marítimo y una rápida homologación con los países vecinos como Brasil y Paraguay. Presidiendo el G20, India ha propuesto en estos días una Alianza Global de Biocombustibles (GBA) de manera de unir a los países para expandir y crear nuevos mercados, con el objetivo de triplicar para 2030 la producción apuntalando los objetivos de carbono-neutralidad. La Argentina está en condiciones de liderar este proceso.

Los autores son ministro de Servicios Públicos de Córdoba y secretario de Biocombustibles y Energías Renovables de esa provincia, respectivamente

Fabián López y Sergio Mansur

Fuente: https://www.lanacion.com.ar/economia/campo/opinion-la-argentina-puede-liderar-un-nuevo-proyecto-apolo-nid02082023/

Noticias relacionadas

noticias

EMPRESARIAS / CAPACIDAD Y ROBUSTEZ DE LOS SCANIA XT, LOS CAMIONES ELEGIDOS POR FMF ARGENTINA PARA EL TRASLADO DE CARGAS A LAS MINAS

noticias

EMPRESARIAS / NUEVOS CAMIONES ELÉCTRICOS TOYOTA: ASÍ SERÁ LA GAMA DE MODELOS QUE SE PRESENTARÁN EN 2024

noticias

ECONOMÍA / LUZ, GAS, AGUA, COMBUSTIBLES, TRANSPORTE Y PEAJES: LOS PRIMEROS AUMENTOS DE JUNIO