ECONOMÍA / LOS ALTOS COSTOS DE INSUMOS ASFIXIAN AL TRANSPORTE DE CARGA Y AL DE PASAJEROS

El valor del peaje representa uno de los altos costos para el transporte de carga que en muchos aspectos es similar al de pasajeros, además de combustible, patentes y tasas o costos financieros, según la evolución de insumos del primer semestre realizado este año por la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac).
Consultado sobre igual evolución para el transporte de pasajeros, afirman en Misiones que la presión es mayor porque tienen otros cargos fijos, como contar con mayor personal, ya que debe tener además de chofer un guarda y hasta en algunos casos azafatas a bordo.
Añaden que el transporte de carga no tiene ningún servicio gratuito como sí los tienen los de pasajeros, diferenció Juan Manuel Fouce, de la Cámara Misionera de Empresarios del Transporte Automotor de Pasajeros (Caemtap).
Desde esta cámara se añadió el alto costo del pago de andén y del combustible al recortarse los subsidios o con mínimos aportes.
Esto hace, según afirmó Fouce, que estén alrededor de 150 por ciento por debajo de la actual inflación y es una de las razones por la que solicitan el urgente incremento de tarifas de entre 40 y 50 por ciento.
“Es mejor parar la empresa que continuar”, concluyó al sostener que es preferible mantener el pago al personal y no movilizar las unidades por los altos costos que implican.
Justamente en el cuadro de evolución de insumos de Fadeeac se incluyen también los gastos generales (36,4%), neumáticos (20,7%) y, debería añadirse, el cambio de unidades, lo cual está muy lejos de las posibilidades de muchas empresas.
En esto radica también una notable diferencia. “El valor de un camión de carga, el más caro, está en unos 10 millones de pesos, y el de pasajeros unos 20 millones de pesos”, acotó Fouce.

El informe
En el informe de la Federación se consigna que “en junio, el autotransporte de cargas volvió a sufrir el incremento de los costos pero de solamente el 0.56%, como consecuencia del descenso del dólar y de las tasas de interés”.
No obstante, da cuenta que en el primer semestre de 2019 el aumento acumulado es de 18.32%, según lo indicó el Índice de Costos del Transporte elaborado por la Fadeeac.

Con más subas
La realidad de la actividad no da tregua a la preocupación, ya que, con el aumento de salarios de julio del 11.5% que impacta en el rubro personal y el nuevo incremento de combustible, el séptimo mes del año evidenciará una suba de por lo menos 4 puntos del índice.
Esta cifra implicará un aumento acumulado mayor al 23% en los siete meses del 2019, en un contexto de alta inflación minorista y mayorista.
El estudio, realizado por el Departamento de Estudios Económicos y Costos de Fadeeac, mide 11 rubros que impactan directamente en los costos de las empresas de transporte de cargas de todo el país, y es referencia en buena medida para la fijación o ajuste de las tarifas del sector.
En junio, en un marco macroeconómico de descenso visible del dólar (-5%) y de las tasas de interés domésticas (- 7%), se verificaron aumentos destacados en seguros (+5%) y neumáticos (+4,2%), en tanto que el combustible (+1,54%) evidenció una menor suba en los primeros días del mes.
Cabe destacar que el aumento trimestral programado en el Impuesto a los Combustibles Líquidos (ICL) fue postergado para julio, donde hasta el momento tampoco fue aplicado en su totalidad.
En el primer semestre de 2019 el aumento del gasoil alcanzó el 16 % y con la proyección de julio tiene un piso de 18 %, el acumulado de los últimos doce meses se incrementa por encima del 75 %, en tanto que desde la desregulación del mercado de hidrocarburos desde el 1º de octubre de 2017, la suba sobrepasa el 130 %. Esta situación afecta el funcionamiento del sector en todo el país.
Por el lado de los costos del equipo, tanto material rodante (-1,69%) como reparaciones (-1,63%) verifican en junio un descenso de sus precios influidos en parte por la baja mensual del precio del dólar. El resto de los rubros no varió respecto de mayo, salvo costo financiero que descendió un 6,23%.

La negociación
Como se informó ayer, de no haber acuerdo hasta el 11 de julio se procederá a un paro de transporte de pasajeros.
Es porque el gremio que nuclea a los choferes de todo el país, reclaman recibir el mismo aumento que consiguieron los trabajadores del Área Metropolitana de Buenos Aires (Amba).
Es decir un aumento salarial de un 20 por ciento y un bono de 15 mil pesos, a pagar en tres cuotas.
Con ello, el acuerdo implicaría un salario básico de 41 mil pesos hasta agosto, que posteriormente pasaría a 45 mil.
Como las partes no ceden, todo indica que podría concretarse un paro el próximo 12 de julio.

El costo del gasoil, con gran incidencia en la situación actual

La Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas concluye que el combustible, es el insumo de mayor gravitación en la actual estructura de costos del sector -en particular en media y larga distancia-. Señala que “representa cerca del 40% en el primer semestre de 2019 el aumento alcanzó el 16 %, mientras que con la proyección de julio tiene un piso de 18%, que hubiera sido mayor con la correcta aplicación de los ajustes en el Impuesto a los Combustibles Líquidos (ICL)”.
En tanto, “también el acumulado de los últimos doce meses se incrementó por encima del 75% y desde la desregulación del mercado de hidrocarburos de 2017 a nada menos que más del 130%”.
Se planteó que estos valores impactan cada vez más en las estructuras de costos del transporte y agrava la ecuación económico-financiera de las empresas.
“Vale destacar que estas consecuencias se registran de manera diferente a lo largo del país, ya que hay provincias donde el combustible es más caro, por lo que Fadeeac insiste en la necesidad de que haya un precio de combustible unificado y federal”, sostiene el informe.
Con el registro de junio, el primer semestre del 2019 culmina con un incremento de 18,32% y una variación acumulada de 65% en los últimos doce meses.
De esta manera, y con las proyecciones a julio, se vuelve a subrayar que el autotransporte de cargas se desarrolla en un marco constante de aumento de costos, en un marco económico recesivo, con fuertes caídas en varios de los sectores de la economía.

Fuente: EL TERRITORIO

Deja un comentario